Cómo edificar una plataforma misionera

1. LA ORACIÓN QUE CAMBIA MAPAS

Interceder por las misiones es más que mencionar el nombre de un u otro país, pueblo o misionero en la oración; es asumir una carga de responsabilidad por las personas y territorios que viven en ignorancia del Señor. Esto exige adquirir conocimiento sobre su situación, sentir compasión por ellos y agudizar la sensibilidad espiritual frente a la disposición propia de actuar. Porque desde antes de la creación Dios se ha comprometido a salvar la humanidad, porque Jesucristo se ha entregado ya a favor de todo lo que respira, el objetivo de la oración no es conmover a Dios sino a convencer a nosotros mismos de la urgencia de intervenir y de actuar.

Hay tres contenidos principales a presentar delante del Señor:

  • La evangelización de los no alcanzados para que tengan conocimiento del amor de Cristo y ser reconciliados con Dios. Use medios como el vínculo en esta página para ampliar su conocimiento sobre el estado actual de las misiones y la necesidad de los pueblos. Adquiera información sobre la «Tierra de Misiones» en el Himalaya y el subcontinente indio. Piense también en las personas que se pierden eternamente porque los creyente se están retardando.
  • La protección y orientación de los obreros en el campo, en primer lugar de los vinculados a la obra misionera del Centro Cristiano. Infórmese sobre ellos, conozca sus nombres, sus rostros, el lugar donde sirven.
  • La extensión del Reino para que el gobierno de Dios sea restablecido en toda la creación y la Venida del Señor sea pronto. Pregúntese cuánto ama a Dios y qué daría para ver cumplido Su voluntad en la tierra. Evangelizar en su entorno local y hacer misiones entre los pueblos lejanos, es el único camino para que sea una realidad.

El poder de la oración no está en las palabras que escoge ni en el volumen con el que se pronuncian; está en la convocción de su corazón y la disposición de sacrificarse por lo que pide.

2. EL BRAZO EXTENDIDO

¿No dicen ustedes: “Todavía faltan cuatro meses para la cosecha” ? Yo les digo: ¡Abran los ojos y miren los campos sembrados! Ya la cosecha está madura. Jn 4:35

ofrenda misionera

El cristiano, una vez que haya entendido a la Gran Comisión y su papel en ella, no dudará en aceptar su responsabilidad de ir o de sostener a los que van. En ambos circunstancias, tendrá que comprometerse con un sacrificio. La magnitud de este sacrificio depende sólo del grado de su identificación con la obra del Señor, es decir, de la medida en la que reconoce y acepte su razón de ser en la tierra y en la Iglesia de Cristo.

Si su lugar no está entre los que van a alcanzar a los perdidos, sin duda alguna su lugar está entre los que sostienen a la obra misionera. Si su papel no es alcanzar a los pueblos perdidos trabajando entre ellos, sin duda su papel es hacer posible este trabajo.

A Jesús le costó la vida salvar a usted, ¿cuánto cree que debe costarle a usted actuar en el mismo Espíritu de Cristo?

El Centro Cristiano es una iglesia con énfasis en la evangelización del subcontinente indio y del Himalaya. De este trabajo ha nacido un número importante de iglesias locales autóctonas con ministerios pastorales y evangelísticos de excelencia. El número de personas alcanzadas en medio de las fortalezas espirituales del hinduismo y budismo, es extraordinario. ¡Incluya un monto fijo mensual en su presupuesto para respaldar esta obra misionera y tenga la satisfacción de ver el resultado!

Entregue su ofrenda misionera junto con sus diezmo y ofrenda habitual, o utilice el camino seguro de donación en línea a través de PayPal.
 


 

3.PERFIL DEL MISIONERO INTERCULTURAL

No pocos quieren ser misioneros, pero pocos se preparan para ello.

Vuelva a esta página donde póximamente podrá conocer más.