BBC noticias

19 de agosto, 2012

Naciones Unidas calcula que hay medio millón de heroinómanos crónicos en Pakistán. La mayoría vive en la ciudad de Karachi, la más grande del país.

Pero la ayuda a los drogadictos escasea, así que encerrarlos hasta que pasen el síndrome de abstinencia es prácticamente la única forma de tratamiento disponible. En los centros Edhi tratan a unas 4.500 personas, pero sólo pueden ofrecer paracetamol para el dolor y somníferos para ayudar a dormir por las noches.